Los 10 tipos de motor que puede tener un coche (y sus características)

Con la llegada de los eléctricos, la motorización ha dado un paso adelante y, a día de hoy, cada motor puede dar un tipo de respuesta según las necesidades de cada conductor. Veamos cómo se clasifican los motores en función de sus características.
Tipos motor coche

En un periodo de tiempo muy corto, los motores impulsados con energías alternativas han pasado de ser una hipótesis a ir ganando cuota de mercado trimestre tras trimestre. Si el ritmo actual de matriculaciones de motores alternativos no decrece, en un tiempo pasarán de ser una anécdota a todo un mercado paralelo a los motores tradicionales.

A pesar de todo, debes saber que a lo largo de la historia de la automoción, se han creado todo tipo de motorizaciones. Dentro de los motores de combustión tradicionales, existe un enorme listado de propulsores con características muy diferentes: diésel, gasolina, de cuatro tiempos, de dos, de pistones rotativos, etc. Entre otras cosas, en el artículo de hoy daremos un repaso por las diferentes maneras de clasificar los motores.

Partimos de la idea de que no todos los motores actúan de la misma forma, dependiendo del tipo de motor y las características que lo forman, su funcionamiento varía. Nuestra recomendación es que a la hora de buscar tu nuevo coche, eches un vistazo a este artículo para conocer e informarte de qué tipos de motores existen y cuáles son sus prestaciones.

¿Cómo se clasifican los motores de coche?

Empezaremos por los más tradicionales, los motores de combustión. Dentro de esta gama las opciones son muy variadas, podemos encontrar alternativas en relación a la disposición y el número de cilindros o el carburante que utilizan para generar energía. ¿De qué dependerá cada tipo de motor? De la funcionalidad que se le quiera dar. Desde un motor económico y cumplidor, hasta uno centrado únicamente en las prestaciones.

1. Según la disposición y el número de cilindros

Centrándonos en los motores de pistones convencionales, vamos a analizar qué secretos esconden bajo el capó, la mayoría de coches que circulan por nuestras carreteras.

1.1 Motores en línea (L)

Los motores en línea son los motores que montan la gran parte de vehículos que vemos por la calle. En este motor, los cilindros se sitúan uno a continuación del otro formando una línea de 4. En los vehículos más pequeños podemos encontrar alguna motorización compuesto por 3 cilindros; por otra parte, marcas como BMW y Audi son conocidas por montar 5 y 6 cilindros en línea.

En cuanto a complejidad, son la distribución más sencilla y económica de montar. Asimismo, su diseño y construcción es tan simple que la probabilidad de sufrir problemas mecánicos se reduce notablemente. No obstante, uno de los inconvenientes de la motorización en línea es la dificultad de la refrigeración de los cilindros, de ahí que se queden “cortos” en vehículos de elevadas prestaciones.

Motor en línea

1.2. Motores en V

Los motores en V se entienden como aquellos en donde sus cilindros se agrupan en dos bloques o filas de cilindros formando una “V”. De ahí que convergen en el mismo cigüeñal variando según las propiedades del motor, su ángulo de inclinación. En consecuencia, el aire de admisión es succionado por dentro la “C” y los gases de escape son expulsados por los laterales.

Normalmente son utilizados en vehículos de gran cilindrada y los más habituales suelen ser los famosos V6; sin embargo también podemos encontrar motores V8, V10 y V12. Se utiliza este motor para 6 cilindros en adelante: este diseño es ventajoso para un mínimo de 6 cilindros ya que es más compacto, con lo cual el cigüeñal, al ser más corto, trabaja mejor.

En relación, los motores V8 visten a los coches de gran tamaño popularmente conocidos como “muscle cars”. Esta configuración se dibuja como un motor ancho y bajo en dimensiones. Por otro lado, los motores V10 poseen dos filas de 5 cilindros que se caracterizan por hacer en intervalos de tiempo menores, las explosiones dentro de los cilindros.

Esto posibilita el funcionamiento del motor a pocas revoluciones (por debajo de 1500 rpm) sin vibraciones ni señales de calarse. Para terminar, los motores V12 también posibilitan el funcionamiento del motor a muy bajas revoluciones. Es por esto por lo que son motores muy usados en automóviles de lujo, no ofrecen ningún tipo de vibraciones ni tendencia a calarse.

En definitiva, los motores en V, al ser más compactos, aprovechan mejor el espacio en el vano motor y su principal ventaja es el par elevado a bajas revoluciones ofreciendo una excelente suavidad.

1.3. Motores Boxer

Este tipo de motorización es quizás la más peculiar de todas. Es una realidad que los motores boxers son una especie en peligro de extinción, en consecuencia, es difícil ver por nuestras carreteras motores de este tipo; Subaru, Porsche y algunas unidades BMW, son de las pocas marcas que aun siguen apostando por los Boxer.

Pero, ¿qué esconde un motor Boxer? Este tipo de motores tienen los pistones colocados en horizontal con respecto al suelo, de esta manera, los pistones entran y salen en esta orientación. El movimiento de sus pistones parece los movimientos de un boxeador: se alejan o se acercan al eje cigüeñal alternativamente (cuando uno se acerca, el otro se aleja). De ahí su nombre de “Boxer”.

Las ventajas que ofrece un motor con los cilindros horizontales opuestos son que tienen el centro de gravedad más bajo que los demás, y debido al movimiento alternativo de los pistones, se contrarrestan las fuerzas sin necesidad de contrapesos en el cigüeñal.

En definitiva, su principal ventaja es que gracias a su centro de gravedad, nos ayuda a tener una mejor estabilidad. Además, al ser motores muy equilibrados que no necesitan árboles de equilibrio (contrapesos), aportan un gran confort y suavidad durante la marcha; sin embargo, su coste de fabricación es muy superior al de los motores en forma de “L” o “V”. Para que pongas cara a esta motorización te mostramos cuatro coches con motor bóxer: Porsche 911 GT3 RS, Toyota GT86, Ferrari Testarossa y Subaru WRX STI.

Motores bóxer

1.4. Motores Wankel

Los motores Wankel funcionan muy diferente de los que hemos visto hasta ahora, ¿por qué? Porque no tienen cilindros ni pistones, son la excepción que rompe la regla. Dejaron de fabricarse hace años debido a su difícil mantenimiento, sin embargo, Mazda apuesta por ellos en forma de generadores de electricidad.

Un motor tipo Wankel funciona con rotores en vez de cilindros y pistones, de ahí que también se denominan motores rotativos. A lo largo de la historia se han fabricado pocos coches con este tipo de motorización (a pesar de sus numerosas virtudes). Como hemos dicho, esto se debe en parte a sus desventajas vinculadas a su costoso mantenimiento y consumo.

Es un tipo de motor totalmente distinto al que estamos acostumbrados, a pesar de todo, es un motor de combustión interna y se dan los cuatro tiempos correspondientes. El movimiento del rotor se genera igual que en los motores con pistones, gracias a la explosión producida en la cámara de combustión (aire más combustible). La gran diferencia es que estas fases se realizan en distintas partes del estator y con el rotor siempre en movimiento. En consecuencia, nos encontramos con tres compartimentos, donde en cada uno de ellos, se realiza un ciclo. De esta forma, mientras el rotor gira en el interior del motor, cada una de las tres cavidades se va comprimiendo y expandiendo alternativamente.

La principal ventaja de la motorización Wankel, era y es su funcionamiento suave y sin vibraciones. Esto se da gracias a que al girar siempre en un mismo sentido, el motor omite todo tipo de vibraciones y cambios de sentido. Sin embargo, su elevado coste de mantenimiento y consumo, siempre han jugado y jugarán en su contra.

2. Según el combustible que usan

Cada líquido, gas,o combustible alternativo requiere un sistema y un funcionamiento concreto en el motor para otorgar potencia al automóvil. A continuación, os mostramos los combustibles según el combustible que usan. Como veréis, cada combustible está relacionado con alguna función en la práctica.

2.1 Motores gasolina

Los motores gasolina requieren de una chispa para encender la mezcla de combustible y aire comprimido, de ahí que se conocen como motores de explosión. La mezcla es detonada por una chispa que se genera por una bujía. En relación, como todo motor de combustión, su funcionamiento se origina a partir de una fuerte explosión generada dentro de los cilindros.

Con mucha diferencia, los más utilizados son los motores de gasolina de cuatro tiempos. Se llaman de cuatro tiempos porque su funcionamiento se compone de cuatro fases: admisión, compresión, expansión y escape.

Motor gasolina

2.2 Motores diésel

A diferencia de la gasolina, el diésel o gasóleo no se puede prender con una chispa para su funcionamiento. En lugar de esto tienen que explosionar la mezcla de aire comprimido y gasóleo mediante la presión dentro de los cilindros. En consecuencia, la relación de compresión de este tipo de motores es mucho mayor que los gasolina.

Los motores diésel tienen sus pros y sus contras. En general, no consumen tanto como los gasolina; sin embargo, requieren de mejores sistemas de reducción de emisiones para no contaminar en exceso.

La diferencia principal respecto a los gasolina en los cuatro tiempos, es que la inyección del gasóleo se hace en los últimos segundos de la fase de compresión, no al principio. Además, a día de hoy todos los coches que visten motorizaciones diésel llevan turbo incorporado.

2.3 Motores GNC o GLP

Dentro de los motores de explosión, existe la variante de usar gas en lugar de gasolina. Normalmente suelen ser Gas Natural Comprimido (GNC) o Gas Licuado del Petróleo (GLP). Ambas motorizaciones son más ecológicas que la gasolina ya que generan mucha menos cantidad de NOx.

Estos carburantes funcionan en combinación con la gasolina y se basan en un motor térmico tradicional, presentan una serie de beneficios que afectan al consumo, el precio y las emisiones. La principal diferencia entre el GLP y el GNC es su propia composición química. Ambos proceden del gas natural, no obstante, el GNC es un 90% metano mientras que el GLP es una mezcla de butano y propano. En consecuencia, el GLP está más extendido por todo el mundo, por lo que su red de suministro y distribución es más extensa.

Además, existen diferencias en consumo y potencia: los coches impulsados por GLP tienen un consumo un 20% mayor que un gasolina, con la paradoja que es más barato de adquirir. Por otro lado, los impulsados por GNC muestran un consumo que se reduce hasta la mitad comparado con un gasolina. No obstante, los coches de GNC experimentan una pérdida de potencia que oscila entre el 15% y el 20%.

Motor gnc

2.4 Motores de óxido de nitrógeno

Los motores que llevan óxido de nitrógeno o, más comúnmente, “Nitro”. Son en realidad motores de explosión que llevan unas moléculas que se rompen con el calor y liberan más oxígeno en la cámara de combustión. Por consiguiente, actúa como comburente, es decir, como estímulo en la quema de gasolina y, por lo tanto, como generador de más energía. Por desgracia, cada vez está más prohibido su uso por todas las partes del mundo.

En resumen, se trata de una manera de sobrealimentación diferente al tubo. Los motores que incluyen óxido de nitrógeno requieren piezas con mayor resistencia a las altas temperaturas y cambios en su electrónica. El Nitro solo se activa durante unos segundos, luego la motorización sigue siendo a base de gasolina con aire comprimido.

2.5 Motores eléctricos

El futuro ha llegado para quedarse. Este tipo de motores tienen el principio de conversión similar, pero en vez de transformar energía térmica en mecánica, transforman la energía eléctrica en mecánica. Esto se debe gracias a la acción de los campos magnéticos que se crean en las bobinas que los componen.

La evolución de las baterías y las motorizaciones eléctricas están permitiendo que, poco a poco, la electrificación vaya copando más cuota de mercado. Desde el momento en que pisamos el acelerador en parado (0 rpm), el vehículo se impulsa mediante energía eléctrica, además, se dice que pueden empujar con mucho par hasta un pico de revoluciones muy alto. Como muestra de ello tenemos los hypercars, que si quieren llegar a exprimir toda su potencia, están obligados a montar motores eléctricos. Pero... ¿por qué? Muy sencillo: los motores de combustión tradicionales jamás podrán llegar a ofrecer la potencia que un motor eléctrico puede ofrecer.

Motor eléctrico

2.6 Motores híbridos

En línea generales, se entiende por una motorización híbrida, aquella que cumple con la capacidad de tener un sistema eléctrico de autorecarga propia y un motor de combustión tradicional. Es decir, se denomina híbrido el motor que combina dos tipos de propulsores: uno de combustión y uno eléctrico.

Existen diversas formas de combinar los motores de combustión con los eléctricos, no obstante, los motores más usados en la hibridación actual son los de ciclo de Atkinson. De manera muy simplificada la electricidad y la combustión trabajan de manera conjunta para dar esa potencia extra cuando es necesario. Es importante saber en este tipo de movilidad, como se adaptan los motores de combustión a los eléctricos, ya que dos motores que trabajen por separado apenas resultarán eficientes; por lo tanto, a la hora de interesarse por un coche híbrido, debemos preguntar acerca de la sinergia entre ambos tipos de sistemas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies