Coches autónomos: qué son y 4 proyectos de futuro muy interesantes

Tener un coche totalmente autónomo es el sueño de muchos fabricantes y conductores. Conducir puede llegar a ser apasionante, pero también sería fantástico poder relajarse y que el coche nos lleve al destino. ¿Realidad o ficción?
Coches autónomos

Desde el inicio de la construcción de los primeros vehículos de motor de combustión, se ha soñado e investigado para conseguir un coche que pudiera funcionar sin conductor. No se trata de buscar una funcionalidad concreta para esto, tampoco de mejorar la seguridad de todos, sino que el objetivo siempre es ir más lejos en el progreso tecnológico. ¿No existen coches eléctricos útiles? Los inventamos. ¿No existen coches voladores? Los diseñamos. ¿No existen coches autónomos? Pues tendremos que idearlos.

Un coche autónomo es aquel que no necesita conductor, como ya hemos apuntado, para realizar las funciones de conducción y circulación. Un sistema de cámaras de una visión 360º, junto a radares y sonares, y un equipo avanzado que capte la información del exterior, la procese y la convierta en mover el volante, son la base de esta nueva revolución. Realmente, hacer un coche autónomo no es difícil, lo difícil es que pueda sobrevivir a los innumerables obstáculos de las situaciones reales de la carretera.

Marcas como Toyota ya quieren presentar en sociedad su gama de coches autónomos, entorpecida su salida por la crisis del covid-19. Volkswagen, en 2026, ya quieren vender el coche salido del Proyecto Trinity, Tesla también quiere avanzar en su tecnología… En el segundo lustro de la década podremos tener coches autónomos, pero necesitaremos valorar bien su impacto y su convivencia con los coches con conductor.

¿Qué es un coche autónomo?

Ya hemos dicho que el coche autónomo existirá porque necesitamos siempre progresar, pero también conllevará dos grandes ventajas, así que la primera pregunta quizá responde a un afán un poco neoludita; no obstante, es conveniente abrir el debate antes de la implantación de unos coches que cambiarán para siempre el modo en que nos movemos.

Por un lado, supondrán la democratización total del coche, ya que, hasta ahora, solo los que tienen el carné pueden llevar uno. Millones de personas podrán aspirar ahora a tener un coche propio, con todo lo que eso conlleva: más atascos y más contaminación (hasta que no llegue la electrificación total del parque). Pero no podemos negarles el derecho.

Por otra parte, la seguridad se incrementará con los coches autónomos. Eliminado el factor humano de la ecuación (causante de prácticamente la totalidad de los accidentes), la mortalidad en las vías se reducirá muchísimo. Por eso, los gobiernos están encantados con que los proyectos de las marcas tiren para adelante, porque se ahorrarán dinero en campañas y dispositivos de prevención (y, obviamente, evitaremos el dolor de muchas familias).

No obstante, el principal escollo y, por eso hablábamos de neoludismo, es que la conducción para muchos no es un medio para llegar a un sitio determinado, sino un fin o, si se quiere, un placer. Y que, en esta vida ya tan agobiante, nos quiten aquello que nos gusta para convertirnos en meros espectadores, hará que la implementación del vehículo autónomo se retrase un poco más. Utilidad versus romanticismo es el debate que a los amantes de los coches y seguramente a vosotros lectores de TopDriverz nos sacude ahora mismo.

Qué es coche autónomo

Los cinco niveles de autonomía: ¿cuál es la tecnología de cada uno?

Existen cinco niveles para calibrar la autonomía de un vehículo. Vamos a verlos:

  • En el nivel 0, el conductor asume todo el protagonismo y no tiene asistentes a la conducción.

  • En el nivel 1, el conductor cuenta con una pequeña ayuda del sistema, que tiene un control lateral o longitudinal. El conductor tiene que ofrecer la máxima implicación.

  • En el nivel 2, el conductor solo tiene que controlar el entorno y puede retirar las manos y la vista de forma temporal.

  • En el nivel 3, el sistema tomará todo el control del vehículo y solicitará al conductor en situaciones difíciles que retome el control, con un margen de varios segundos. El conductor, pues, puede retirar la vista y las manos del volante.

  • En el nivel 4, el conductor no necesita ni prestar atención a la conducción. Si el coche le solicita retomar el control, puede hacerlo o no.

  • En el nivel 5, no hace falta conductor.

Ahora mismo, realmente estamos en el nivel 2, pero los nuevos proyectos que vamos conociendo, como el Trinity, aspiran a llegar al nivel 3.

Niveles autonomía

Problemas e inconvenientes

Antes de pasar a los proyectos que más nos hacen vibrar, analizaremos algunos de los problemas e inconvenientes a los que se enfrenta el coche autónomo. El primero es la seguridad y los problemas éticos derivados. Es verdad que el mundo sería más seguro si todos los coches fuesen autónomos, pero, si tienen que convivir con los otros coches, puede suceder que los conductores humanos se aprovechen de la situación para hacer adelantamientos o maniobras arriesgadas, teniendo en cuenta que el coche autónomo siempre va a frenar.

Las personas tomamos decisiones importantes en décimas de segundo: ¿atropello al niño que ha perdido un balón o giro el coche bruscamente y me estampó contra una farola? Un sistema informático no tiene la capacidad para discernir qué es lo mejor en estas situaciones y esto generaría amplias discusiones a posteriori. También está el tema de las responsabilidades: ¿quién asumirá la póliza de seguro? Ya no seremos conductores y, por lo tanto, todo lo tendría que asumir el fabricante de coches. Por lo tanto, cada accidente les costaría millones.

El último problema es el de retomar el control del vehículo: si la mayoría de accidentes se producen por distracciones, eso quiere decir que seguramente estaremos poco atentos a las situaciones imprevistas en los coches que no sean del nivel máximo de autonomía.

4 proyectos muy interesantes: ¿son el futuro?

Vamos a ver ahora los 4 proyectos que más confianza nos inspiran, aunque todavía estén en fase inicial.

1. Waymo

Bajo este nombre tan extravagante, se alberga el proyecto insignia del gigante tecnológico Google. Empezaron muy temprano, en 2009, y están trabajando a diario para completar un coche seguro y fácil de entender para el usuario. Se basan en los datos de que cada año mueren 1,35 millones de personas en accidentes de tráfico, un 94% de los cuales por causa humana. Sus pruebas están dando muy buenos resultados y tienen seguramente el modelo más avanzado.

No obstante, el 14 de mayo de 2021, el portal de noticias tecnológicas The Verge nos informaba que un coche de Waymo había quedado atascado por problemas técnicos en una carretera y, cuando los técnicos fueron a sacarlo de allí, el coche arrancó sin rumbo. El video está disponible en Youtube. Este tipo de problemas son los que preocupan hasta a los más optimistas, pero confiamos en que Google sabrá solucionarlos.

Waymo

2. Autopilot de Tesla

El autopilot de Tesla se ha hecho famoso por la capacidad que tiene Elon Musk de hacer grandes promesas de futuro. Se vendía como casi el producto acabado de la conducción autónoma (el nombre ya lo decía todo). No obstante, desde Tesla ya se afirmó que solo es un sistema de nivel 2, es decir, de ayudas a la conducción. La virtud es que el genial inventor americano no parará hasta dar con un coche autónomo perfecto, así que el Autopilot solo es un banco de pruebas a la venta para probar los radares, los sensores y las cámaras para completar el proyecto.

Al ser de nivel 2, no le podemos pedir mucho todavía, pero en abril de 2021 un coche con Autopilot tuvo un accidente misterioso, porque presuntamente no había nadie en el asiento del conductor (cosa que no puede suceder porque el coche no arrancaría). A día de hoy, no se han aclarado las circunstancias del accidente.

Autopilot Tesla

3. Proyecto Trinity de Volkswagen

En el famoso Proyecto Trinity de Volkswagen, muchos nos quedamos estupefactos porque esperábamos solo un coche eléctrico supereficiente. Pero la firma alemana parece que va con todo para entrar en el mercado de los autónomos. Y no con un sistema de ayudas de nivel, no, sino con un coche en el nivel 3. Es decir, el coche ya tendrá todo el control del vehículo (aunque el conductor tendrá que estar atento) y será un vehículo que estará a la venta en 2025/26.

Trinity proyecto

4. Autónomos de Toyota

Toyota ha comprado Level 5, la división de coches autónomos de Lift, por 550 millones de dólares. Van muy fuertes para conseguir producir en cadena coches autónomos de nivel 3, 4 o ¿5? Para los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020 ya prometían presentar una línea de vehículos autónomos como autobuses para atletas y trabajadores. Como se pospusieron por la covid, este 2021 veremos hasta qué punto han conseguido su objetivo. Hacen mucha promoción de su proyecto y con la dicha compra de Level 5, a partir de 2025, veremos coches listos para ser vendidos. Veremos en qué nivel.

Toyota autónomo

En resumen: ¿tendremos coches autónomos?

Preparaos para el nivel 3 antes de 2030. Los proyectos de Toyota y Volkswagen pintan muy bien y no se prestan a grandes debates éticos y tecnológicos. No obstante, el salto al nivel 4 a nivel general y de ventas tardará un poco más y es difícil poner fechas. Otro problema será el precio: estamos hablando de vehículos con una gran carga tecnológica y un sistema operativo muy potente, lo que significa que los primeros modelos serán bastante caros. Toca esperar y disfrutar del espectáculo del progreso (y, de mientras, podemos conducir).

Comparte:
¿Te ha gustado?
TopDriverz Logo
TopDriverz es tu portal con información detallada sobre el mundo del automóvil y la conducción. Artículos diarios sobre novedades del mercado, comparaciones de coches, consejos de seguridad... todo lo que necesitas saber sobre la industria del motor.
  • Azsalud
  • Estilonext
  • MedicoPlus

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 TopDriverz. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies